El sistema de frenado es un elemento clave en la seguridad del conductor, los pasajeros y los otros conductores con los que compartimos calles, avenidas o carreteras.

En general el sistema de frenados consta de un pedal de freno, freno del motor: utilizando la palanca de cambios.

El freno de mano: que generalmente bloquea las ruedas traseras.

El sistema de frenos de un automóvil está compuesto por varios elementos que, cuando se ensamblan, permiten que el automóvil disminuya la velocidad o incluso se detenga a solicitud del conductor.

La forma en la que funcionan es por medio de un cilindro maestro el cual inyecta un líquido de frenos. Estas líneas funcionan en 2 sistemas cruzados para garantizar el equilibrio durante el frenado: la rueda delantera izquierda y la rueda trasera derecha en un lado; las ruedas delanteras derechas y la rueda trasera izquierda en el otro.

Hay muchas formas de saber si es que necesitas un cambio de frenos, estos signos son muy importantes, puesto que pueden salvarte a vida al identificarlos y cambiarlos.

Si el pedal del freno es duro: puede significar una falla en la asistencia del freno; una tubería defectuosa; pastillas de freno desgastadas

Si el pedal está flojo: puede haber desgaste en las almohadillas

Si el pedal del freno es suave: puede haber burbujas de aire en el circuito

Si el pedal se hunde hasta el piso: puede haber una fuga hidráulica

Si hay sacudidas o vibratos al frenar: el disco de freno está potencialmente nublado

Si tienes alguna de estas cosas, si presenta alguna falla debes de darles mantenimiento inmediatamente. Llama a Refacciones De La Costa.