El sistema de transmisión de un automóvil está conformado por distintos elementos, los cuales son los encargados de conducir desde el cigüeñal la potencia para que las ruedes motrices giren.

Veamos algunos de estos elementos:

Embrague: acoplan o desacoplan el giro del motor de la caja de cambios de forma que no cause tirones, sino que el movimiento suceda de forma progresiva.

Caja de velocidades: responsable del cigüeñal y las ruedas, incrementa o disminuye las revoluciones a las que gira cada uno de ellos, para sacar el mayor provecho posible al motor.

Árbol de transmisión: pieza cilíndrica se une por un extremo a la caja de cambios y por el otro al piñón del grupo cónico-diferencial para transmitir el movimiento.

Grupo cónico-diferencial: cuando el movimiento longitudinal (inducido por el embrague y la caja de cambios) llega el árbol de transmisión, éste lo une a grupo cónico-diferencial donde se convierte en movimiento transversal y es dirigido a los palieres.
Palieres: los palieres o semiárboles de transmisión reciben el movimiento, en ángulo recto para ejercerlo directamente sobre las ruedas motrices.




Artículo creado con información de Rodes.com